Páginas vistas en total

lunes, 9 de diciembre de 2013

Ese instante, en el que dejo de sentir su aroma, miro como sus pies avanzan para el lado contrario al que yo me dirijo. Frunce el ceño y con una mínima mueca nos despedimos, hasta mañana o quien sabe hasta cuando.
Porque se aleja, logro darme cuenta de que quiero volver a verlo, a disfrutar del brillo de sus ojos, rozar la suavidad de su piel con mis dedos. Por mi rostro, caen dos, tres, cuatro lágrimas que anuncian la tristeza y angustia con la que ahora carga mi corazón.

¿Qué voy a hacer el resto del día? ¿Qué vamos a hacer mañana por la mañana? cuando abramos los ojos sintiendo cariño, estando lejos y sin hablarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

frases lindas